Campeón de España lanzamiento de peso.

Vivas se consagra en Helsinki

El malagueño completa su mejor gran campeonato con un tiro de 19.81 metros que le vale para ser séptimo

J. M. O. / MÁLAGA | ACTUALIZADO 30.06.2012 – 05:02

Borja Vivas lanza el peso durante la final.

Borja Vivas cruzó en Helsinki una frontera simbólica. Firmó el mejor gran campeonato de su carrera, con un séptimo puesto en el Campeonato de Europa de Helsinki. Mandó, en su mejor lanzamiento, el peso a 19.81 metros. En atletismo, ser finalista es, en pureza, acabar entre los ocho primeros. Y es la primera vez que Vivas lo consigue.

“A la gente a lo mejor le sabe a poco ser séptimo, hay mucha atención con las medallas. Pero yo estoy más feliz que unas pascuas”, decía el de Carranque un par de horas después de acabar la prueba, mientras paseaba por Helsinki con su padre y su novia, desplazados a la capital finesa: “He salido supertranquilo, he disfrutado de la competición. Siempre he estado entre los ocho mejores, en puestos de mejora (tras tres tiros, se elimina a cuatro lanzadores y quedan ocho). Fui en progresión e hice los 19.81 en el tercero. Y los rivales no nos superaron. Tiré de fuerza en los siguientes, pero igual al último llegué justo de gasolina. Es esa frontera en la que quieres lanzar más y no haces bien la técnica”.

19.54-19.59-19.81-19.37-19.35-19.37 fue la secuencia de Vivas. Un muy buen concurso al que sólo le faltó pasar de los 20 metros. “En realidad, mi tope era sexto. El de delante tenía 19.94. Ya el quinto era 20.24, que no lo he lanzado en mi vida. Me veía con ganas. Tenía esa sensación de que no tengo techo. He mejorado respecto al undécimo puesto de hace dos años en Barcelona, creo que el premio creo que lo tengo”, explicaba Vivas, que partía con la 18ª marca de los competidores y llegó hasta la séptima.

El 3 de agosto es la siguiente fecha marcada en rojo. Ese día lanza en la calificación de los Juegos Olímpicos en Londres. Antes el Mitin de Madrid, es posible que otro en Francia. “Es algo supercomplicado, aquí he tenido un pico de forma, pero no puedo relajarme ni dar nada por hecho. Creo que esa actitud ha cambiado. En Pekín la final valió sobre 20.10-20.20. Lanzar eso por la mañana es complicadísimo, llegan los de aquí, los americanos, los canadienses… Pero lo intentaremos”, dice el malagueño, que mañana regresa justo a tiempo para ver la final de la Eurocopa.

No se permite realizar comentarios.